Posicionamiento: Por una Nueva Cultura Salarial
A un año del Ángel (El Principio del Fin)
20 junio, 2017
Manifiesto Hacia una Nueva Cultura Salarial
22 junio, 2017

Posicionamiento: Por una Nueva Cultura Salarial

MENSAJE DEL PRESIDENTE NACIONAL DE COPARMEX, GUSTAVO DE HOYOS WALTHER, DURANTE SOBRE LA PROPUESTA DE COPARMEX POR UNA NUEVA CULTURA SALARIAL

A los trabajadores y empresarios de México;

A todos los ciudadanos:

Hoy los empresarios de Coparmex de 65 Centros Empresariales de todo México estamos en esta Plaza de la Revolución con el fin de hacer pública nuestra propuesta de una Nueva Cultura Salarial para México.

En este lugar reiteramos nuestro reconocimiento a los trabajadores de México, que por generaciones han aportado su talento y esfuerzo al desarrollo de este gran país.

La competitividad de las empresas y el talento de los trabajadores es la plataforma para construir el México que queremos en Coparmex con mayor prosperidad y bienestar para todos.

Desde su fundación, hace casi 88 años, en COPARMEX nos hemos empeñado en armonizar las relaciones laborales en nuestras empresas, reconociendo siempre el valor del trabajo..

Hace ya 20 años empezamos un proceso de cambio de actitud y de renovación profunda de las relaciones al interior de los centros de trabajo.

Frente a quienes pensaban que todo era lucha de clases, juntos, trabajadores y empresarios, impulsamos entonces la Nueva Cultura Laboral que ha dado frutos en la armonización de las relaciones obrero-patronales, y en el incremento de la productividad con base en una estrecha colaboración entre los factores de la producción, a tal grado que producto de esta Nueva Cultura Laboral prácticamente en México han desaparecido las huelgas.

Al impulsar esta Nueva Cultura Laboral demostramos en ese entonces y lo hacemos cotidianamente que patrones y trabajadores se podían sentar en la misma mesa a dialogar en la búsqueda de un mejor futuro compartido.

Hoy, así como lo hicimos hace 20 años, queremos sentar las bases de una Nueva Cultura Salarial. Lo hacemos desde nuestra visión de combatir la desigualdad, la pobreza y para crear condiciones de plena prosperidad, con base en una agenda de inspiración humanista que pone en el centro de toda la acción y en el centro de la economía a las personas.

Para nosotros en Coparmex es claro: mientras no se reduzca la pobreza, atacando sus causas estructurales, será más difícil resolver el resto de los problemas del país.

Los empresarios comprometidos sabemos que el empleo digno, en la formalidad, bien remunerado y con prestaciones sociales es la única forma de abatir la pobreza y de crear oportunidades de desarrollo para las personas.

En la Declaración de Principios de Coparmex se establece claramente que el “Ser Humano es principio y fin de toda vida política, social y económica”. Y de forma particular sobre el trabajo se establece que los niveles de remuneración deben ser justos, dependiendo de diversos factores como lo son, entre otros, los niveles de productividad.

Para lograr esa meta en México tenemos un activo muy valioso, el tripartismo, que nos ha llevado a tener una visión compartida, juntos: autoridades, trabajadores y patrones.

En unidad y en el tripartismo, el año pasado logramos que la Comisión Nacional de Salarios Mínimos aprobara fortalecer el Salario Mínimo General fijándolo en $ 80.04 pesos a partir del 1 de enero 2017, lo cual fue un hecho histórico, al componerse dicha mejora de un aumento porcentual del 3.9% y por primera vez de un monto independiente de recuperación nominal de 4 pesos.

Por eso hoy, aquí, y con ese mismo espíritu tripartita, proponemos a las autoridades y a los representantes de los trabajadores que prosigamos con esa estrategia de fortalecimiento del poder adquisitivo con visión de largo plazo de manera que en el 2030, el Salario Mínimo General pueda ser suficiente para satisfacer cabalmente las necesidades de una familia, ya no debemos de debatir la política salarial desde una visión corto plazo, México requiere de una política salarial de largo plazo con acción inmediata en el marco de la nueva Cultura Salaria. La Nueva Cultura Salarial parte de la premisa que en la formalidad todo trabajador debe poder satisfacer el costo de la canasta alimentaria y no alimentaria urbana definida por CONEVAL para todos los integrantes del hogar, a partir de los ingresos laborales generados por los integrantes ocupados de las familias.

El avance que se dio en el Salario Minimo General a partir de Enero de este año ha sido aleccionador se ha demostrado y con esto se han roto paradigmas que los efectos del aumento han sido positivos y que contrario a los temores que se tenían no significaron impactos negativos en las variables económicas fundamentales:

Veamos la evidencia, con este incremento

  • Aumentó el poder adquisitivo del salario. A mayo de este año, el salario mínimo general cubre ya el 86.4% del ingreso necesario para satisfacer las necesidades del trabajador, esto es el mayor nivel del poder adquisitivo que se ha tenido desde abril de 1998, mientras que en 2016, solamente cubría el 82%. Este hay que decirlo con claridad es el mayor poder adquisitivo del salario en una década, dado que en 2014, era de solamente del 78%, de acuerdo a los datos del CONEVAL.
  • El aumento No fue inflacionario. Los productos que más incidencia han tenido en la inflación acumulada, no están relacionados con la mano de obra sino con los energéticos y con el tipo de cambio.
  • El aumento no generó un efecto faro en abril de 2017 el salario promedio real de todos los empleos formales disminuyó 0.89% mientras que el salario mínimo aumentó en 3.6% por tanto se concluye que el aumento otorgado al salario mínimo general no ocasionó un efecto faro derivado de que ese 3.6% no fue parámetro para el incremento del resto de los salarios. El incremento a partir de este año tampoco aumentó la informalidad en abril de 2017 el empleo formal creció 4.3% en concordancia con lo esperado sino hubiera habido incrementos del salario mínimo.
  • Por su parte la informalidad laboral en abril de este año fue de 56.5%, es decir inferior al del mes anterior que fue de 56.9% es decir 0.6 puntos porcentuales en comparación con el mismo periodo de 2016, dicho de otra manera el nivel de informalidad registrado en el mismo mes de abril de este año es el más bajo del que se tiene registro.

Estos datos, esta evidencia son alentadores y revelan un impacto positivo para las personas sin afectar las variables macroeconómicas.

Por ello, en COPARMEX en nuestro carácter de representante patronal estamos proponiendo a la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) continuar con la estrategia para adecuar el Salario Mínimo General, para que en el segundo semestre de 2017 llegue a 92.72 pesos es decir a la línea de bienestar fijada por CONEVAL con los datos disponibles al mes de marzo pasado.

En esta nueva visión de una Nueva Cultura Salarial, el salario mínimo general debería de ubicarse en el 2030 en un rango de entre 162.35 y 194.68 pesos en valores constantes para ese año, eso significaría que una familia mexicana integrada en promedio por 3.5 individuos pueda satisfacer en ese objetivo al menos en 2030 plenamente sus necesidades alimentarias y no alimentarias por el trabajo en la economía formal de 1.7 a 2.0 de los miembros de su núcleo familiar.

De lo que se trata es de construir en el tripartimos una política salarial de largo plazo estamos convencidos de que tenemos la oportunidad de crecer a tasas mayores al 3% en los próximos años. Si estamos juntos, si fortalecemos el mercado interno y aportamos todos, podremos construir un país más justo, más equitativo y con mayores oportunidades para todos.

Vamos juntos por una Nueva Cultura Salarial.

***

Compartimos material de interés relacionado:

Manifiesto “Hacia una Nueva Cultura Salarial” 

Infografía 

Documento propuesta: Hacia una Nueva Cultura Salarial 

Resumen ejecutivo: Hacia una Nueva Cultura Salarial

 

Comments

comments

Send this to a friend