Confederación Patronal de la República Mexicana
  1. Home
  2. »
  3. Artículos de Opinión
  4. »
  5. Definición de abrazo

Definición de abrazo

Artículo escrito por Reginaldo Esquer Félix, Vicepresidente de Estado de Derecho, Seguridad y Justicia de Coparmex vía El Sol de México

Twitter: @Reginaldo_EF

Abrazos no Balazos, es una rima que ofende a quienes como ciudadanos no involucrados en temas de delincuencia, han tenido que lamentar la pérdida de un ser querido.

Quizá no entendemos y nos ofende, porque falto agregar a la frase, la definición presidencial de “abrazo”. Se define según el Diccionario de la RLE, más allá de su acepción de “ceñir o estrechar con los brazos en señal de cariño”, se entiende también “comprender, contener, incluir”, así como “admitir, escoger, seguir una doctrina, opinión o conducta”, e incluso dicho de una persona, “tomar a su cargo algo”, como cuando abrazas un nuevo negocio o trabajo.

El Presidente cuando abrazo su encargo, conforme al 87 constitucional, juro cumplir y hacer cumplir la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen, y por recordarlo, el artículo 89 fracción VI de nuestra carta magna, establece como su obligación “preservar la seguridad nacional, en los términos de la ley respectiva …”.

Ahora bien, la Ley de Seguridad Nacional, establece en sus artículos 1 y 2 que “corresponde al Titular del Ejecutivo la determinación de la política en la materia y dictar los lineamientos que permitan articular acciones de las dependencias que integran el Consejo de Seguridad Nacional, así como, la forma y los términos en que las autoridades de las entidades federativas y los municipios colaborarán con la Federación en dicha tarea.”

El artículo 3 y 5 de la misma LSN, considera que responderá con acciones inmediatas y directas para mantener la integridad y estabilidad, frente a las amenazas que enfrente nuestro país, y de acuerdo con la ley, se considera amenaza cuando se trata de “actos que impidan a las autoridades actuar contra la delincuencia organizada”.

No queda duda, cuando el Presidente abrazo su encargo, acepto su responsabilidad velar por la Seguridad Nacional.

En una metáfora abrazar un delincuente no lo considero incorrecto, una vez que le apliques la ley a su fechoría, el Estado tiene la obligación de reincorporarlo a una vida social, ahí sí el Estado puede abrazarlo, darle todo el apoyo que se requiera, para que sea una persona de bien.

Se puede abrazar la ley, al estado de derecho, un programa social para alejar a los jóvenes de la delincuencia, un plan de seguridad, la pregunta es, si tenemos esas ideas, programas y planes para abrazarlos como sociedad, o solo creemos que por generación se arreglará el problema de seguridad. Como ciudadano debería ser parte de esa estrategia, pero nadie nos ha invitado a conocerla, lo que si conocemos es de violencia disparada e incremento de homicidios.

Martin Luther King dijo “La injusticia en cualquier parte, es una amenaza a la injusticia en todas partes”, así podríamos entender una estrategia de “abrazos” para combatir la delincuencia organizada, debemos contener el problema de inseguridad, porque si el Gobierno Federal se refiere a la acepción de estrechar con los brazos en forma afectiva a la delincuencia organizada, no solo estamos en manos de los delincuentes, sino de autoridades ingenuas y negligentes.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

PUBLICACIONES RELACIONADAS