Confederación Patronal de la República Mexicana
  1. Home
  2. »
  3. Artículos de Opinión
  4. »
  5. Consecuencias de la invasión de Ucrania.

Consecuencias de la invasión de Ucrania.

Artículo de opinión escrito por: Luis Eduardo Durán Luján, Presidente del Comité de Difusión de Coparmex | Vía El Universal.

Twitter: @LuisEDuran2

Recientemente se ha cumplido un año de la invasión de Rusia a Ucrania. Parece increíble que ha pasado tanto tiempo de este evento que muchos pronosticaban sería de muy corta duración, con una rápida derrota de Ucrania claramente pronosticada por muchos expertos. El pueblo ucraniano ha resultado mucho más aguerrido de lo que se anticipaba. Al mismo tiempo, la gran mayoría de los países de occidente se han unido para evitar el atropello de Rusia. La realidad es que el mundo de hoy es infinitamente diferente al de antes de la invasión. Vale la pena evaluar algunos de los principales efectos de esta guerra y cómo algunas cosas han cambiado de manera fundamental.

Problemente no ha habido ningún sector más afectado que el energético. La invasión desencadenó la peor crisis energética mundial desde la década de los 70s. Los precios de la energía se dispararon en muchas partes del mundo debido a que muchos países redujeron las compras de combustibles fósiles rusos. En muchos países, sobre todo en Europa, el costo del de gas se duplicó y los costos de la electricidad aumentaron alrededor del 70% en los primeros seis meses de la guerra.

En diciembre, los diplomáticos de la Unión Europea acordaron un límite de 60 dólares por barril sobre el precio al que se puede negociar el petróleo ruso fuera del bloque en otro intento de privar a Moscú de los ingresos de la guerra. Pero con los suministros globales ajustados, Rusia ha seguido siendo un exportador dominante, vendiendo más petróleo y gas a China e India durante el último año.

El efecto en la inflación ha sido probablemente el que todos en el mundo hemos vivido más directamente. Cuando la economía mundial apenas salía de los efectos de la pandemia, la crisis energética y el crecimiento lento, contribuyeron a una mayor inflación.

El aumento de los precios impactó negativamente la capacidad económica de la mayoría de los consumidores del mundo, lo que provocó la caída de los salarios reales en muchos países y redujo el poder adquisitivo. En los últimos 12 meses ha sido uno de los principales frentes de batalla para todos los ministros económicos del mundo.

Finalmente, quizá el efecto más relevante para el futuro del mundo y de nuestro país, es el distanciamiento entre Estados Unidos y China. El país asiático ha tratado de navegar con cuidado durante la guerra, pidiendo la paz mientras se abstiene de criticar a Rusia, un socio cada vez más importante.

El principal diplomático de China, Wang Yi, en una gira por Europa esta semana, le dijo a su homólogo ucraniano que no quería ver la guerra “prolongada y escalada”. Al mismo tiempo, China está llevando a cabo simulacros militares conjuntos con Rusia y Sudáfrica, y se espera que el líder de China, Xi Jinping, haga una visita de estado a Moscú en las próximas semanas.

Y últimamente, el descubrimiento de globos espías chinos en el espacio áreo de Estados Unidos, únicamente ha agudizado el distanciamiento.

Hace poco menos de un año la realidad del mundo era infinitamente diferente a la de hoy. Esto demuestra como un evento inesperado puede cambiar la realidad literalmente para la mayoría de los países del mundo.

Para México, se materializan oportunidades para apalancar esta nueva realidad y aprovechar el TMEC y la necesidad de encontrar nuevas cadenas de suministro más cercanas. Este tema ha sido ampliamente cubierto en esta columna. La oportunidad hasta ahora no ha sido aprovechada de manera proactiva.

Basta ver el caso de una de las inversiones extranjeras más grandes de los últimos años, la nueva fábrica de Tesla en Monterrey. Se puede decir que Elon Musk decidió poner la planta en México gracias a las ventajas del nearshoring y a pesar de la posición antagonista de nuestro presidente.

La pregunta es si nuestro gobierno se va a dedicar a seguir discutiendo innecesariamente con nuestro vecino del Norte, o vamos a ser pragmáticos y astutos en aprovechar un momento que probablemente no se repetirá nunca.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

PUBLICACIONES RELACIONADAS