COPARMEX – Confederación Patronal de la República Mexicana

Coparmex
  1. Home
  2. »
  3. Destacada
  4. »
  5. Crecer sin endeudarnos es posible. Exigimos un #PresupuestoResponsable

Crecer sin endeudarnos es posible. Exigimos un #PresupuestoResponsable

Son muchos los elementos alarmantes que contiene el Paquete Económico 2024 entregado por el Ejecutivo federal al Congreso y que contiene los Criterios Generales de Política Económica (CGPE), la Iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación (ILIF) y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF). En particular, es un proyecto que rompe con la dinámica de prudencia percibida en años anteriores, se apuesta por incrementar en 1.7 billones de pesos el déficit presupuestario; es decir la deuda que todos tendremos que pagar, tarde o temprano, ya sea con más impuestos o con recortes a servicios públicos.

Tampoco coincidimos con la “austeridad” que se traduce en recortes o incrementos marginales en los principales rubros de interés para los mexicanos como lo son la salud, educación y la seguridad; mientras que se destinan millones de pesos a proyectos como el Tren Maya o a programas sociales que, ante la falta de reglas de operación estrictas, pueden terminar influyendo en un año electoral.        

Elementos clave del proyecto  

No todos somos expertos en economía o finanzas por lo que de manera sencilla abordaremos los puntos esenciales del proyecto enviado por el gobierno a los diputados quienes deberán discutirlo y, en su caso, modificarlo para ser aprobado.

¿Cuánto pretende gastar el gobierno? Se contempla un gasto total por 9.0 billones de pesos, pero solo se cuenta con ingresos por 7.3 billones; quiere decir que el faltante se cubrirá con deuda. Como se ve es un hueco enorme, una quinta parte del presupuesto se cubrirá con deuda; el gobierno quiere gastar más de lo que tiene como ingresos.   

¿Es malo endeudarse? Como lo experimentamos en nuestros hogares, depende. Si la deuda es para invertir y generar más ingresos podríamos decir que es un buen uso. El problema que identificamos es que el monto de deuda supera lo que se piensa gastar en inversión pública, lo cual quiere decir que el gobierno pretende endeudarnos para cubrir gasto corriente, gasto que no necesariamente es productivo.

¿Quién paga la deuda? No son los funcionarios ni el gobierno, somos todos los mexicanos mediante nuestros impuestos. Un niño que nazca en 2024, lo hará debiendo 126 mil pesos.    

Cómo piensa gastar el gobierno en 2024

Seguridad: Mientras este es ya el sexenio más violento de la historia con más de 165 mil homicidios y 42 mil desaparecidos, para el rubro de seguridad pública solo se tendrá un aumento real de 2% para la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, mientras que la SEDENA y la Marina tienen aumentos superiores al 50%. Esto se debe a que están a cargo de operar aduanas, aeropuertos y de construir las obras emblema. 

Educación: La Secretaría de Educación Pública tiene un aumento real de solo 1% y de 2.9% para el sector educativo en general, lo que es inconcebible cuando seguimos padeciendo un enorme rezago educativo tras la pandemia. Desde 2008 hasta 2015 la asignación de recursos fue creciendo, pero cayó de forma grave de 2016 a 2022; para 2024 estaremos en el nivel que teníamos 10 años antes. Claramente con la baja asignación presupuestal y con el declive en la calidad de los materiales como son los libros de texto gratuitos, queda claro que la educación no es, ni ha sido, una prioridad para esta administración.  

Programas sociales: A todos nos importa que cada vez menos personas vivan en pobreza. Los últimos datos del CONEVAL muestran un ligero aumento de la pobreza extrema (población más vulnerable que debería de ser atendida por apoyos sociales) y una baja en la pobreza general. Vemos positivo que haya 741.5 mil millones de pesos (mdp) destinados a los programas prioritarios. El 63% de este monto se irá a las pensiones de adultos mayores que tienen un aumento del 31% real. Pero nos sigue preocupando la poca transparencia y la vulnerabilidad de las reglas de operación de estos programas, más aún cuando se pretende destinar millones adicionales en un año electoral. 

Inversión pública: Será de 1.1 billones de pesos, una disminución real del 11%. Representa el 3.3% del PIB (En 2023 fue de 3.8%). En particular, la inversión física será de 888 mil mdp, una reducción de 23% con respecto a lo aprobado en 2023 y será del 2.6% del PIB. Cerca del 15% de este presupuesto se irá al Tren Maya. Sería deseable que estos recursos no estuvieran centralizados en unos cuantos proyectos ya que se pone en riesgo el desarrollo de más infraestructura vital para aprovechar el Nearshoring o fenómeno de relocalización de empresas.  

El presupuesto de la Secretaría de Energía aumentará en 273% real, explicado por apoyos adicionales que se darán a PEMEX (que se ha convertido junto con CFE en barriles sin fondo). 

Salud: Presenta un incremento global para el sector de 5.57% comparado con 2023. El 75% de este aumento se destina al IMSS y solo el 25% a la población sin seguridad social. En contraste, el ISSSTE presenta un recorte de 9.3% y la SSA del 55.8% (se reasignó al IMSS-Bienestar). Sin embargo, el incremento está por debajo de lo que requiere el sector salud. El monto propuesto equivale a 2.9% del PIB, pero se necesita al menos el doble de inversión, 3 puntos más del PIB de acuerdo con especialistas. 

El 0.83% del PIB destinado para atender a la población sin seguridad mediante el IMSS-Bienestar es insuficiente, incluso, pone en riesgo su viabilidad. Así, estamos muy lejos de Dinamarca; para ello se requiere invertir 4 veces más. 

Además, es alarmante el golpe que representan los recortes al Programa de Vacunación. Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) solamente el 27.5% de los niños de un año tuvieron esquema completo de vacunación, cuando hace una década este indicador superaba el 90%, mientras que para niños de hasta 2 años la cobertura completa es de apenas 31%.

El programa de vacunación presenta un recorte de 663 mdp respecto del monto aprobado para 2023, una reducción equivalente a 4.5% pese a la caída en la cobertura de vacunación. 

El monto para el programa Atención a la salud y medicamentos gratuitos para la población sin seguridad social que pasa de la SSA al IMSS-Bienestar, tendrá el mismo monto real que el aprobado en 2023, eso garantiza que el desabasto -con todo y mega farmacia- continuará.

El llamado de COPARMEX

Exigimos tener un #PresupuestoResponsable. ¡No más deuda! De aprobarse el proyecto para 2024 en sus términos, este será el sexenio con mayor endeudamiento en los últimos 30 años, con un acumulado de 6.6 billones de pesos en solo 5 años, lo cual es el doble de lo visto en el sexenio de Felipe Calderón (3.4 billones) o tres veces lo registrado en el sexenio de Vicente Fox (1.8 billones). 

Es inadmisible que ni la salud, ni la educación, ni la seguridad sean prioridades para este gobierno. 

Exigimos transparencia y que se blinden los programas sociales ante cualquier tentación de usarlos con fines político-electorales. 

Nuestro llamado es a los legisladores de todos los partidos: está en sus manos modificar el proyecto del paquete económico, en particular el Presupuesto de Egresos de la Federación, para no empeñar a las generaciones futuras ni condenarlas a un país donde se atienden las prioridades del gobierno y se ignoran las de las familias mexicanas.  Trabajemos por un #PresupuestoResponsable. 

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Democracia en riesgo

Artículo de opinión escrito por José Medina Mora, Presidente Nacional de Coparmex | Vía: @Excelsior X: @JoseMedinaMora Después de las elecciones del 2