Confederación Patronal de la República Mexicana
  1. Home
  2. »
  3. Desarrollo Social
  4. »
  5. Desconocer o minimizar los resultados de la Prueba Pisa significa darle la espalda a las…

Desconocer o minimizar los resultados de la Prueba Pisa significa darle la espalda a las y los niños de México

La Prueba PISA (Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos) es un programa de evaluación educativa desarrollado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Es la principal herramienta en el mundo que permite evaluar el rendimiento de estudiantes de 15 años de edad en áreas clave del conocimiento y habilidades esenciales para la vida.

PISA se realiza cada tres años y se centra en tres áreas principales: comprensión lectora, matemáticas y ciencias. Además, también mide la capacidad de los estudiantes para aplicar sus conocimientos y habilidades en situaciones del mundo real.

Lo que hace única a la Prueba PISA es su enfoque en la evaluación de la capacidad de los estudiantes para aplicar lo que han aprendido en contextos del mundo real, en lugar de simplemente medir la memorización de hechos y fórmulas. 

 

PISA 2022 Y SU IMPORTANCIA 

La OCDE publicó recientemente los resultados de la prueba PISA 2022, donde Canadá, Estados Unidos y Chile lideraron en comprensión lectora con puntajes de 507, 504 y 448 respectivamente.

En el caso de México, la prueba representa la primera evaluación estandarizada del rendimiento estudiantil desde 2019.

En esta edición, PISA resalta la importancia de la alfabetización matemática, reconociendo su relevancia en las habilidades del siglo XXI. El pensamiento matemático es esencial para desarrollar habilidades críticas y creativas demandadas en el mercado laboral, así como para el manejo de información y la investigación. Es crucial que los estudiantes adquieran habilidades matemáticas básicas para prosperar en la era de la transformación tecnológica. Sin embargo, las matemáticas son una de las habilidades peor desarrolladas a través de la “Nueva Escuela Mexicana”.  La muestra está en los nuevos libros de texto impulsados por la SEP que dejan los temas de la materia en sólo 11 y 13 páginas -en dos libros de 258 páginas cada uno-. Esto provocará un déficit educativo irreparable para la sociedad mexicana. 

 

RESULTADOS EN LA PRUEBA 2022: DOLOROSO RETROCESO

  • México se ubicó en el lugar 35 entre los 37 países miembros de la OCDE evaluados, con un puntaje promedio de 407 en comparación con el promedio general de la OCDE de 478 puntos.
  • La mayor desventaja de México se observa en Matemáticas, con una diferencia de -77 puntos en comparación con el promedio de la OCDE, seguido por Ciencias con -75 puntos y Comprensión Lectora con -61 puntos.
  • Los resultados en las tres áreas evaluadas disminuyeron en comparación con las últimas cuatro ediciones de la prueba. Lo que revela un retroceso en la presente administración. En relación con la edición de 2018, el puntaje de México en Matemáticas cayó 14 puntos, en Ciencia 9 puntos, y en Comprensión Lectora 5 puntos.
  • Estos resultados colocan a México en una situación educativa similar a la de 2006, especialmente en Matemáticas, donde se acerca a los resultados de 2003.
  • El desempeño de México en Matemáticas y Comprensión Lectora lo sitúa como el tercer país con los peores resultados de la OCDE, mientras que en Ciencia es el país con los peores resultados.
  • Dos de cada tres estudiantes mexicanos no pueden resolver un problema matemático simple.
  • En 2012, el 55% de los estudiantes evaluados obtuvieron un puntaje inferior al nivel 2 en Matemáticas; para 2022, esta cifra aumentó al 66%.
  • En la última década, la proporción de estudiantes mexicanos que no alcanzan un nivel básico de habilidad matemática aumentó en 11 puntos porcentuales. El desempeño en Matemáticas empeoró para todos los estudiantes mexicanos.
  • Mientras que el 62% de los estudiantes varones no alcanzan el nivel básico de competencia matemática, el 69% de las niñas son calificadas como de bajo rendimiento.

 

EL LLAMADO DE COPARMEX

La Prueba PISA es una herramienta técnica y objetiva que evalúa los aprendizajes de las niñas, niños y adolescentes. No puede ocultarse la realidad: La educación pública en México se encuentra en una crisis profunda y el retroceso es muy alarmante. La Nueva Escuela Mexicana no es la solución y está profundizando el deterioro en los aprendizajes.  

Desde COPARMEX señalamos que para revertir la pérdida de aprendizajes son necesarias al menos 7 acciones urgentes:

Visión de largo plazo: Es lo primero que debe hacerse, pensar en los niños de hoy y en las futuras generaciones. Para ello es preciso dejar de lado la improvisación y el dogmatismo. 

Replantear los planes, programas y materiales: Que sean construidos conforme lo mandata la ley y de la mano de verdaderos expertos. Se requieren estrategias integrales para desarrollar de manera profunda en las aulas, por ejemplo, las habilidades matemáticas.

Retomar experiencias exitosas: Regresar las escuelas de tiempo completo e implementar escuelas de verano; retomar la creación del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), incorporar evaluaciones estandarizadas nacionales que complementen a PISA y se impulsen mecanismos para ayudar a los maestros a mejorar la calidad educativa. 

Colaboración público-privada: Nadie es mejor que todos juntos: el sector privado y la sociedad civil tienen mucho que aportar y, una muestra, es el Colectivo por la Educación #NiñosQueSíAprendan que han puesto a disposición de maestros y padres de familia materiales, guías, libros, tutoriales en video y ejercicios en casa que ayuden a revertir los rezagos.  

Escucha y trabajo de cerca con los Padres y Madres de Familia: La educación inicia en los hogares y son ellos los que más necesitan de respaldo para la formación de sus hijos y para poder trabajar. 

Apostar por apoyar y profesionalizar a los Maestros y Docentes: Además de planes, programas y materiales a la altura se requieren recursos suficientes para la capacitación docente. 

Recursos públicos adecuados: Lo ha señalado el IMCO, México destina un presupuesto educativo insuficiente, solo el 2.96% del PIB, lejos del 4% recomendado por la UNESCO. Se requiere un aumento de 355.5 miles de millones de pesos para cumplir con este estándar, lo que equivale a un aumento del 35% en el presupuesto promedio por alumno. 

 

La educación de calidad no debe ser un privilegio, sino que es un derecho del que deben gozar todos nuestros niños, adolescentes y jóvenes. No habrá “transformación” sin educación ya que es el cimiento del desarrollo de un país, solo así las nuevas generaciones podrán alcanzar un futuro próspero.

 

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

PUBLICACIONES RELACIONADAS