Confederación Patronal de la República Mexicana
  1. Home
  2. »
  3. Artículos de Opinión
  4. »
  5. El CBAM y la falta de preparación de México ¿Perderemos el Impulso del “Nearshoring” y…

El CBAM y la falta de preparación de México ¿Perderemos el Impulso del “Nearshoring” y las Inversiones en Descarbonización?

Articulo de Opinión escrito por: Carlos Aurelio Hernández González, Vicepresidente de Energía Renovables de la Comisión Nacional de Energía de Coparmex Nacional | Vía: Milenio 

Twitter:  @cauhdez

El Mecanismo de Ajuste Fronterizo de Carbono (CBAM por sus siglas en inglés), es un instrumento que utilizará la Unión Europea para poner un precio a los bienes importados de acuerdo con sus emisiones de carbono emitidas en sus procesos.

Todo con el objetivo de incentivar procesos de producción libres de carbono en países que no pertenecen a la Unión Europea (UE) de forma gradual y alineado con el Sistema de Emisiones de Carbono de la UE para lograr las metas planteadas en la descarbonización del planeta.

De esta forma la UE garantizará que los bienes producidos en su territorio, y que están cumpliendo con sus objetivos de descarbonización, no sean sustituidos por otros de menor precio que NO garanticen la cero emisión de carbono en sus procesos. Así pondrán un precio al carbono y será una medida proteccionista para los productores europeos que sí cumplan o tengan incorporados planes de reducción de gases contaminantes al medio ambiente.

El pasado 11 de mayo entró en vigor el reglamento del CBAM y el próximo 1 de octubre del 2023 iniciará su etapa de transición y de recabar información a las empresas importadoras y productoras dentro de la UE.

Su introducción será de forma gradual, iniciando con ciertos bienes de uso intensivo de carbono en sus procesos productivos como lo son las industrias del cemento, hierro, aluminio, acero, fertilizantes, electricidad e hidrógeno; el objetivo es impactar en el 50% de las actividades que generan mayores emisiones.

El CBAM entrará 100% en vigor el 1 de enero del 2026 y al final de cada año se buscará que todos los bienes importados a la UE entreguen sus Certificados de Emisiones CBAM.

La pregunta es ¿México ya está preparado para que las empresas exportadoras a la UE cumplan con sus objetivos de descarbonización? La respuesta es NO y en gran medida se debe a la política energética de la actual administración.

Es bien sabido el efecto multiplicador que podrá traer el “nearshoring” a nuestro país; pero la actual política, donde se privilegia solo la energía generada por la CFE y no se ha permitido que las empresas incorporen estrategias de descarbonización en la industria eléctrica, le pasará factura a todos los exportadores mexicanos a la UE.

Hoy si una empresa en México quiere generar energía limpia para cumplir al 100% sus objetivos de descarbonización debe enfrentar primero a la CRE, detenida arbitrariamente y donde se niegan rotundamente a atender solicitudes de permisos de generación, además entrar a un mercado donde no existe Monitor Independiente del Mercado que sería el equivalente al INAI del sector eléctrico.

Después tendrán el camino tortuoso de la interconexión a través del CENACE, pero realizada por el transportista CFE.

La CFE quiere seguir produciendo energía fósil; y ahora en un intento por continuar quemando combustibles la CRE lanzó un acuerdo el 24 de mayo para otorgarle Certificados de Energía Limpia (CEL) a sus 5 nuevas plantas de ciclo combinados (que no tendrán valor internacional para reducción de emisiones). Además, el agente preponderante del mercado, en este caso la CFE, pondrá todas las trabas y se justificará que solo existe su energía limpia (insuficiente para la demanda nacional).

A pesar de la insistencia de la actual administración de que la política energética es la correcta y de todos los esfuerzos para atraer inversión extranjera directa, estos serán nulos e insuficientes ante la realidad de las empresas que producen en México y exportan a la UE, como la industria automotriz o la agroindustria.

¿Cómo atraer nuevas inversiones sin Subastas de Largo Plazo, con un mercado de CEL desincentivado, sin nadie que garantice la libre competencia y una administración federal que privilegia la quema de gas, carbón y combustóleo?

Desde COPARMEX se ha insistido en la importancia de proporcionar a todas las empresas las herramientas necesarias para llevar a cabo sus planes de descarbonización en sus procesos y, sobre todo, en su consumo de energía eléctrica.

El CBAM puede no solo ocasionar que se pierda la oportunidad histórica del “nearshoring”, sino también la relocalización de inversiones nacionales y extranjeras que exportan al tercer socio comercial de México, la Unión Europea.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

PUBLICACIONES RELACIONADAS