Confederación Patronal de la República Mexicana
  1. Home
  2. »
  3. Artículos de Opinión
  4. »
  5. El papel de los jueces.

El papel de los jueces.

Artículo escrito por: Domingo Ruiz López, Presidente de la Comisión Nacional Fiscal de Coparmex, vía El Financiero.

La función de decidir, y más concretamente de decidir el derecho, el que corresponde a cada quien, su aplicación, su interpretación y sus alcances, son ingredientes indispensables en un Estado de derecho; su consolidación depende tanto del diseño institucional reflejado en la Constitución, como del respeto a ese diseño institucional. Un elemento necesario en el diseño institucional para consolidar el Estado de derecho es la división del poder, y la existencia de tribunales sólidos que decidan las controversias sin injerencias o intervenciones de los otros poderes, de ahí la importancia de consolidar a los tribunales y del necesario papel de los jueces como operadores del derecho y la justicia.

La noción del juez “Hércules” que proponía Ronald Dworkin depende no solamente de la formación, cultura jurídica, objetividad, principios morales y desempeño del juzgador, sino también del diseño institucional del tribunal en el que ejerce su función, institución y persona hacen sinergia, se nutren entre sí, para ir construyendo la justicia, una manufactura en favor del tejido permanente del Estado de derecho.

Los recientes debates sobre la independencia judicial son trascendentes, y mucho, en el contexto mexicano contemporáneo. Al inicio de 2023 fueron nombradas las personas titulares de la presidencia de dos instituciones fundamentales en la impartición de justicia en México: la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y el Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA), ambas pilar de la justicia como componente de un sistema democrático y republicano, que funcionan como contrapeso en las decisiones de los poderes públicos, el Legislativo y el Ejecutivo en el caso de la Corte, y principalmente el Ejecutivo en el caso del TFJA.

La designación de la presidencia de la Corte se vio enmarcada por el cuestionamiento en torno a la conducta ética de una de las aspirantes, que de acuerdo con lo dictaminado por la UNAM faltó a la honestidad intelectual al momento de presentar su tesis de licenciatura en derecho; había plagiado, se ostentó como titular de un esfuerzo intelectual ajeno y a pesar de los resuelto por la máxima casa de estudios, no asumía y sigue sin asumir esa falta.

El Pleno de la Corte no la eligió, se decantó por otra mujer, de trayectoria judicial amplia, conocimiento de los tribunales y del valor de la independencia judicial; en poco más de un mes la ministra Norma Piña ha mostrado una actitud clara y firme en favor de la independencia judicial, que permite suponer una conducción del tribunal como la esperamos, sin injerencias externas ni de ningún otro poder, especialmente del Ejecutivo.

La otra presidencia, la del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, se designó también en un entorno que urgía a tomar decisiones en favor de su fortalecimiento. A lo largo del tiempo se ha venido erosionando el tribunal ante la omisión de designar magistradas y magistrados cuyos periodos van concluyendo y quedan secretarios de acuerdos haciendo una doble función, la suya y la que corresponde a la magistratura. Además se envió al Congreso una iniciativa de reforma a la Ley Orgánica del TFJA que permite una mayor intervención -o tal vez control- del Ejecutivo en la designación de magistrados, y establece un régimen transitorio que prácticamente consigna nombre y apellido de la persona que debería ocupar la presidencia, una injerencia indebida.

El Pleno de la Sala Superior del TFJA designó en la presidencia a un magistrado distinto a los deseos del Ejecutivo, y es una cuestión de suma importancia, nada más y nada menos este tribunal controla, valida o anula los actos emanados del Poder Ejecutivo; es ahí donde se restaura la legalidad y se frenan los excesos -voluntarios o involuntarios- en el ejercicio del poder.

El papel objetivo, imparcial y sólido de los tribunales y jueces tiene todo que ver con el Estado de derecho y la certeza jurídica. Ambos, por ejemplo, supervisan las acciones y decisiones del SAT, que recientemente publicó su Plan Maestro de Fiscalización, el cual traza las líneas de acción para incrementar las revisiones a los contribuyentes; estas revisiones se traducirán en cobros de impuestos o acciones de control que deberán ser revisadas por los tribunales. Para que haya equilibrio en la tributación es necesario tener certeza, y esta certeza se logra siempre que un ciudadano pueda acudir a un tribunal que le asegure que el derecho se aplica sin excesos ni arbitrariedades.

 

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

PUBLICACIONES RELACIONADAS