Confederación Patronal de la República Mexicana
  1. Home
  2. »
  3. Artículos de Opinión
  4. »
  5. El paquete económico 2023

El paquete económico 2023

Artículo escrito por Luis Durán, Presidente del Comité de Difusión de la COPARMEX vía El Universal

En días recientes se dieron a conocer las cifras relacionadas con el paquete económico de nuestro país para el 2023. En la próximas semanas se llevarán a discusión todos los temas relacionados con este paquete para su aprobación. Vale la pena recordar que el paquete económico se divide en dos grandes rubros: La Iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación (ILIF) y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF). La ILIF es el documento que establece los ingresos que espera tener el gobierno federal para un ejercicio fiscal por conceptos tributarios, petroleros y otros. Además, establece el crédito público y otras medidas económicas.

El PPEF es el documento que establece el destino de los recursos públicos para todo el año. Considera la cantidad de los recursos, la forma en que se distribuyen y a quién están destinados. Incluye el presupuesto de los tres poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) así como los organismos autónomos y transferencias a gobiernos estatales y municipales. El protocolo para su discusión y aprobación es el siguiente: Diputados y Senadores revisan la ILIF y tienen hasta el 20 y 31 de octubre para aprobarla, respectivamente. Sólo Diputados revisan en PPEF y tienen hasta el 15 de noviembre para aprobarlo.

Hay algunas cifras y conceptos que son interesantes de puntualizar. En el rubro de ingresos se presupuestan 7.1 Billones de pesos, un aumento del 9.9% vs el presupuesto del año pasado. De estos ingresos, el 25% son petroleros y el 65% son ingresos tributarios. De los ingresos tributarios, más de la mitad provienen del Impuesto sobre la renta (ISR). Es importante hacer notar que, durante este año, los ingresos del ISR aumentaron de manera importante, de tal manera que se pronostica que el presupuesto de ingresos de este año será superado en un 9%. Por otro lado, en el rubro de los egresos, las cifras muestran un total de 8.3 Billones de pesos, un amento del 11.7% vs el presupuesto del año pasado.

La diferencia entre ingresos y egresos representa un déficit de 1.2 Billones de pesos que provendrán de aumentar la deuda pública en ese monto. Esto mantendrá nuestros niveles de endeudamiento cercanos al 50% del PIB. Más allá de las cifras de ingresos y egresos vale la pena también analizar algunos de los supuestos macroeconómicos. La SHCP pronostica un crecimiento para el 2023 del 3%, lo cual supera prácticamente todas las perspectivas de crecimiento que tiene el mercado y organismos internacionales. El Banco Mundial por ejemplo pronostica un crecimiento para México de 1.9%, el Fondo Monetario 1.2%. Por otro lado, el supuesto de inflación es 3.7% mientras que el promedio de analistas pronostican 4.8%. Todo esto es para tomar nota y hacer ajustes porque las estimaciones de ingresos están hechas con base en supuestos optimistas, que si no se cumplen llevarán a recortes del presupuesto y/o a niveles de endeudamiento mayores.

Ahora que vienen días de análisis y debate sobre todas estas cifras, nuestros diputados y senadores tienen la oportunidad de mejorar estos presupuestos para enfrentar con más efectividad los enormes retos del 2023. Quizá la mejor oportunidad que tenemos a la vista es en el sector energía, donde podemos ampliar nuestro enfoque actual en la refinación, a un enfoque más completo y rentable a la exploración y producción petrolera y de gas. A pesar de los recursos limitados, esto se puede hacer en co-inversiones con la iniciativa privada. En el orden de la recaudación se debe de continuar con la intención de aumentar los ingresos en el ISR, mediante una reforma fiscal que aumente la base grabable y, sobre todo, que incentive la formalidad.

Todo parece indicar que la inestabilidad financiera global continuará el año que viene. Aunque México puede hacer poco para controlar estos factores externos, puede mejorar el entorno de inversión a nivel nacional e implementar grandes esfuerzos de política industrial para superar la fragmentación del mercado mundial. El sector energía se encuentra entre las oportunidades realistas de mercado en México y representa un potencial importante de inversión con posibilidades de éxito sostenido a largo plazo. Debido a que este mercado es crucial para el futuro de nuestro país y a los recursos públicos limitados, se deben diseñar mecanismos efectivos que faciliten la inversión del sector privado. No hay duda que las discusiones del paquete económico en las próximas semanas representan una oportunidad única para diversificar la estructura productiva y lograr un mayor crecimiento de la productividad.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

PUBLICACIONES RELACIONADAS